COMO VALORAR UTILIZACIÓN COCHE COMO RENDIMIENTO EN ESPECIE

La retribución debe valorarse en base al coste de adquisición del vehículo, incluidos los tributos y gastos que graven la operación de compra -por tanto también se incluye el iva-

A este valor se le aplica el 20% anual del coste.

Supongamos que el coche más gastos más iva, costo 50000 eur.

El 20% son 10.000 eur/año

Ahora viene la segunda parte. Si el vehículo tiene un uso mixto (empresa-particular) debe calcular la parte proporcional para imputar el rendimiento en especie adecuado. Supongamos que utiliza el coche de lunes a viernes para trabajar y sábado y domingo para vd.

Calcularía (10000/7 días)x 2 dias = 2857 eur/año

Ojo. El supuesto anterior implica que vd. llega al trabajo con otros medios. Que durante la jornada laboral utiliza el coche y que a final de la jornada lo deja en el parking de la empresa.

Pero si el coche lo utiliza para ir y venir del trabajo deberíamos imputar un grado de utilización mayor (por ejemplo 4/7 partes). En este caso el cálculo sería

(10000/7)x 4 días = 5714 eur.

Debes tener en cuenta que existe una consulta vinculante que pone muchos problemas a la hora de aceptar un uso parcial.

Parece que invite a declarar la totalidad del 20%. Yo pienso que no es necesario llegar a este extremo pero si que es conveniente ser generoso en el cálculo con hacienda para no tener problema. Más vale poner 4/7 partes que 2/7 partes.

 

COMENTARIO Y CONSULTA PROGRAMA INFORMA

NUM-CONSULTA V0772-07

ORGANO SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas

FECHA-SALIDA 13/04/2007

NORMATIVA TRLIRPF RDLeg 3/2004, Art. 47

DESCRIPCIONHECHOS

La sociedad consultante dispone de una flota de automóviles en “renting” para utilización de sus trabajadores y miembros del consejo de administración.

CUESTIONPLANTEADA

Teniendo en cuenta que la utilización por sus trabajadores es mixta (laboral y particular), se pregunta sobre la valoración de la retribución en especie por la utilización particular.

CONTESTACIONCOMPLETA

El artículo 42.1 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE del día 29), determina que “constituyen rentas en especie la utilización, consumo u obtención, para fines particulares, de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado, aun cuando no supongan un gasto real para quien las conceda”. A lo que añade —en su segundo párrafo— que “cuando el pagador de las rentas entregue al contribuyente importes en metálico para que éste adquiera los bienes, derechos o servicios, la renta tendrá la consideración de dineraria”.

Con el planteamiento inicial de que los miembros del consejo de administración no tienen además la condición de socios de la entidad, por lo que la utilización particular de los automóviles por parte de los mismos se analiza desde su integración en el ámbito de los rendimientos del trabajo y no en el de rendimientos del capital mobiliario (circunstancia que podría concurrir en su condición de socios), el asunto que se plantea es la valoración de la retribución en especie consistente en la utilización para fines particulares, tanto por los trabajadores como por los consejeros, de los automóviles de los que dispone la empresa en régimen de “renting”.

A la valoración de las rentas en especie se refiere el artículo 43.1 de la Ley del Impuesto estableciéndola con carácter general en el valor normal de mercado. A continuación, el mismo precepto recoge unas especialidades, de las que procede reseñar aquí la regulada en el número 1º.b) de ese mismo apartado, donde se dispone la siguiente valoración para los rendimientos del trabajo en especie consistentes en la utilización o entrega de vehículos automóviles:

“En el supuesto de entrega, el coste de adquisición para el pagador, incluidos los tributos que graven la operación.

En el supuesto de uso, el 20 por ciento anual del coste a que se refiere el párrafo anterior. En caso de que el vehículo no sea propiedad del pagador, dicho porcentaje se aplicará sobre el valor de mercado que correspondería al vehículo si fuese nuevo.

En el supuesto de uso y posterior entrega, la valoración de esta última se efectuará teniendo en cuenta la valoración resultante del uso anterior”.